• Recordarme

QUE NUNCA HAYA UNA NOVIA DESCALZA

“Balance es la palabra clave con las novias, se tienen que ver como unas princesas, lo cual implica tener un zapato mágico, pero sin perder, en ningún momento, la comodidad”, así concibe la diseñadora Tamara Brazdys el calzado de la novia el día de su boda, para lo cual anota que el tacón máximo ideal es 7 ½, aunque muchas llegan hasta el 8 ½, del cual no deben pasar, estima ella.

En la decisión del tacón también influyen la altura de la mujer y la del novio, pues la mayoría no quieren verse más altas que ellos; en todo caso que sea un zapato manejable, de lo contrario es mejor pensar en tener dos pares, para que si los altos resultan insoportables, haya uno más bajo, e igualmente bello, y así la novia nunca se quede descalza. Vale la pena tener en cuenta que los tacones gruesos resultan más cómodos –más si tienen un poco de plataforma delantera, que puede ser interna o externa–; y que en climas cálidos van muy bien los zapatos de tacón de cuña o playa, aun más cómodos.

En materiales, para Tamara el rey es el cuero, porque en su concepción de usar y reusar los accesorios, la idea es que los zapatos que la novia lleve ese día, le queden sirviendo después. “Yo recomiendo que sea en cuero y que el tacón vaya forrado en el mismo material o en cáscara clara, que después pueden retirar para usarlos en la vida cotidiana”, anota, y agrega que el tener todo el zapato forrado en el mismo material y color, da un toque de sobriedad.

 

Claves

Otro asunto importante al considerar el material, es que sea sin texturas, porque como normalmente los vestidos tienen bordados o brocados, se trata de no ponerlos a competir. Hay casos, claro, en los que se añade algún detalle, que puede estar a cargo de la persona que haga el tocado, pero esto hay que mirarlo en cada ocasión y estar seguro de que no resulta excesivo.

Pasando al tema del color, de alguna manera todos están admitidos, pero arriesgarse requiere cierto cuidado. “Nunca recomiendo el blanco, sino que, para la novia más clásica y romántica recomiendo zapatos plateados o dorados pálidos –según el tono del vestido, el blanco más puro va mejor con los primeros y los que tienen algo más de amarillo, con los segundos– y para las que buscan un toque más actual pueden ser zapatos de colores, incluso fuertes, pero con un acabado metalizado o de otro tipo, que les dé sutileza”, explica.

Cuando la elección es por algún color fuerte, se debe buscar un juego, una coordinación, sin exagerar, no que tenga aretes rojos, collar rojo y decoración roja, porque los zapatos son rojos. “Debe ser algo más sutil, recuerdo una novia que se puso unos zapatos color coral, que era el color de la decoración de la fiesta, así que había un diálogo entre sus zapatos y el lugar de la boda, pero ella no se puso nada más color coral, era un toque y nada más, con eso basta”, explica la diseñadora.

Otro detalle que no se debe pasar por alto es el de los accesorios, que resultan necesariamente afectados por los zapatos: para tonos plata, accesorios plateados y para tonos dorados, accesorios de oro o de este tono. Cuando se opta por zapatos de color el cuidado debe ser aún mayor, y la discreción es la que manda, porque ya hay un foco de atención muy grande.

Sí, los detalles son muchos, y por eso Tamara dice que trabajar con novias es muy mágico y emocionante, porque exige buscar un balance total para lograr un look impactante e inolvidable, pero siempre sutil y delicado.

 

Despiece

 

Las medias

Al pensar en los zapatos no se pueden pasar por alto las medias, pues si no se hace una elección adecuada de éstas, hasta el mejor zapato desluce. Tamara Brazdys da algunos tips para acertar:

·         En clima cálido, prescindir de las medias.

·         Cuando los zapatos son de un color muy fuerte, ojalá prescindir de ellas o, de usarlas, que sean de un tono piel tan imperceptible, que pareciera que no llevara medias. Pueden tener un poco de brillo, pero muy natural.

·         Cuando la novia lleva la liga, las medias cobran una importancia aún mayor, deben ser muy sedosas y, no importa el color del zapato, nunca blancas.

·         Las medias elegidas deben fijarse muy bien a la piel, para evitar al máximo que hagan arrugas.

·         En los casos que se prescinde de las medias, se puede aplicar a la piel algún producto cosmético que les de brillo y si es necesario incluso base o algún tipo de maquillaje.

·         Una alternativa muy femenina y romántica es la de usar una media tipo legging –pero también transparente–, que en la parte inferior tenga algún detalle bordado, lo cual se verá muy romántico cuando el vestido se levante un poco.

Comments

Para comentar e interactuar con otros usuarios de todamiboda.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de todamiboda.com

 

 

DÉJANOS UN COMENTARIO