• Recordarme

LA BODA NO ES UNA RUMBA: LA BODA ES UN RITUAL PARA CELEBRAR

La boda tiene rituales, ceremonias y por supuesto celebraciones, que de acuerdo con las diferentes costumbres o tradiciones son permitidas y deben ser respetadas.

Todos somos conscientes de que las épocas cambian y nos traen informaciones nuevas o lo que llamamos tendencias. Esto es maravilloso porque le aporta a la boda contemporánea un sello diferente y así poco a poco se escriben las historias en las diferentes décadas en las que se realizan.

Pero cuando se organiza una boda e invitamos a ella, lo más importante es estar concientes tanto los novios como sus familiares e invitados de lo trascendental que este acontecimiento es en sus vidas, con una significación tal, que genere en cada uno, sentimiento de admiración y felicidad para la pareja que comienza una nueva vida.

Las parejas generalmente sueñan con este gran día, especialmente la novia. Es muy normal que estos sueños sean reflejo de historias vividas y compartidas en su vida amorosa o de pareja. Pero también historias importadas de culturas ajenas a la nuestra y que en muchos casos los invitados no logran interpretar si asistieron a una boda, a una fiesta de quince años o lo peor, a una piñata.

La boda tiene personalidad, carácter y lo más importante: la boda y su celebración deben tener encanto. Un encanto que inspire a los invitados a crear sus historias para futuras celebraciones.

Los novios deben ser muy claros en el tipo de boda que quieren realizar, sea de tipo familiar (40 – 60 - 80 invitados), de carácter social (100 - 180 invitados) o una gran boda (llamada más de compromiso social) a partir de 200 invitados.

Todo esto para percibir el tipo de organización que requiere cada una de ellas y así definir la logística que conlleva en temas como, sitio de la ceremonia o iglesia de acuerdo al rito seleccionado; el sitio para la recepción, las tarjetas de invitación, el menú, el licor, la exigencia del traje para los invitados, la decoración de los espacios necesarios, la música, los trajes del novio y de la novia, el fotógrafo y en fin, un sinnúmero de proveedores cada uno determinantes en el éxito deseado para celebrar esta fecha.

Los asesores de boda son la clave fundamental en la planeación de la boda, puesto que ellos tienen la capacidad y la experiencia para direccionar cada una de las ideas de la pareja y no realizar un evento que finalmente sea un desastre para los novios y por supuesto para todos los invitados.

La moda o la expresión “es lo que se usa” es muy difícil de aplicar con objetividad, puesto que siempre van ligadas a sentimientos, sueños, experiencias vividas por los novios o sus amistades y finalmente por algo muy importante que es el presupuesto para esta celebración.

Soñar con la boda como “una rumba” es muy respetable si asociamos la rumba sólo con el consumo de licor acompañado de una buena música y amigos, pero la boda tiene una connotación más formal, puesto que es la celebración compartida del comienzo de una nueva vida en el marco del amor que nos inspira a que esta fecha trascienda en la vida de la pareja disfrutando de nuestras costumbres y no se convierta en otra rumba más.

 

Tradiciones de la boda  

·        En la música para la ceremonia hay marchas tradicionales para la  entrada a la iglesia, como la Marcha Nupcial y marcha de salida, como la Marcha Triunfal. Los demás temas seleccionados  serán de preferencia de la pareja y ajustados a lo permitido por la liturgia en caso de ceremonias religiosas. Cuando a los novios no les gustan estas marchas, eso es respetable, pero no se trata sólo de gustos sino también de rituales para seguir, disfrutar y recordar.

La música para la recepción puede tener infinidad de opciones: las orquestas, los grupos musicales y las minitecas. Lo más importante es complacer el gusto de los diferentes grupos de invitados como adultos y jóvenes y no sólo pensar en el gusto de la pareja, porque aunque son los festejados en esa fecha, los invitados son también muy importantes. Se deben seleccionar los temas para recibir los invitados, para el momento del brindis, para la cena y finalmente para el baile.

·        El bizcocho de novia es negro por tradición y decorado en pastillaje preferiblemente con flores, corazones, campanas o en fin, motivos alusivos a esta fecha. Todo el bizcocho debe ser comestible. El bizcocho no reemplaza el postre porque es el complemento de la champaña para el brindis y se debe servir al comienzo de la recepción. Si a los novios no les gusta el bizcocho negro es también muy respetable, pero forma parte de nuestras costumbres, tradiciones y es esperado por la mayoría de los invitados adultos y en muchos casos también por los jóvenes.

Los Cup Cakes son una opción contemporánea para ofrecer durante       la recepción pero no deben ser el complemento del brindis.

Recordemos que los Cup Cakes se originan en las piñatas para niños, frente a la necesidad que ellos presentaban de poder disfrutar de otros sabores propios para ellos.

·        Los trajes  de la novia y del novio forman parte también de las costumbres para ese gran día. Las novias deben recordar que su traje no es un traje de gala o de fiesta como hoy se quiere cambiar. Es un traje con características muy especiales para tener en cuenta: primero, es un traje largo blanco o en un color similar, como blanco hueso, blanco perla, etc. La amplitud de la falda corresponderá en parte al gusto de la novia y la otra parte a su figura. Segundo, el traje debe ser complementado con un velo que será corto para el día y más largo para la noche. Tercero, la novia portará en sus manos un ramo de flores naturales o yugo que llamamos en nuestra cultura, que tendrá relación con el sueño de la novia, tendencias o en muchos casos con el gusto del novio, puesto que es tradición también que sea un regalo de parte de él en ese día maravilloso.

El resto del diseño del traje para la novia está sujeto a su gusto, tendencias, materiales, presupuesto y dependerá esencialmente de su figura, puesto que es un gran error evadir los limitantes que pueda tener su cuerpo y convertirse en un punto focal no para admirar sino para criticar.

 

Las novias que no consideran importante estas sugerencias también es muy respetable, pero quiero recordar que los invitados siempre esperan ver una novia y no como en muchos casos, una actriz en la alfombra roja.

 

Son sólo tres ejemplos de los muchísimos detalles que se deben tener en cuenta al momento de organizar una boda para que minuto a minuto de ese día se convierta en una historia plena de momentos maravillosos que envuelvan esa celebración con una cinta de la BODA IDEAL y no de una idea para RUMBEAR.

Comments

Para comentar e interactuar con otros usuarios de todamiboda.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de todamiboda.com

 

 

DÉJANOS UN COMENTARIO