• Recordarme

Peinados más allá de las trenzas

Llegó el día de tu boda, ¿qué quieres proyectar? Debes pensar en ti misma, en tus gustos, tu estilo, en si eres una mujer sofisticada, romántica, más simple… Esa es la mejor manera para empezar a elegir el vestido, el maquillaje y, claro, el peinado para el día del matrimonio. 
 
Didier Rodríguez, estilista con 19 años de experiencia, asegura que las novias que más memorables ha visto, son aquellas que lograron saber claramente qué las hacía sentir bellas, según su estilo, y encontraron una persona que lo supo interpretar.
 
En su concepto, los ensayos pueden empezar con un mes de anticipación y habrá que hacer tantos como sean necesarios para que la novia se sienta a gusto. El estilista, por su parte, deberá tener en cuenta las facciones, la forma de la cara, la curvatura de la cabeza y el cuello de la novia, el estilo del vestido y los accesorios, para poder elegir un peinado que encaje perfectamente.
 
Hay ocasiones en las que el deseo de la novia riñe con lo que verdaderamente le queda bien, en ese caso es importante tener una persona que la sepa guiar y mostrarle alternativas. 
Así, nada es prohibido: Ni el pelo suelto, ni las moñas, ni las trenzas, simplemente hay que estar seguro de si va con el estilo de la novia y con aquello que lucirá ese día, incluido el tocado o velo.
Como explica Didier: “Se trata de realzar lo que es la novia sin cambiarla. Una novia tiene que defender su estilo, verse muy bella, pero al mismo tiempo natural”. 
 
Para este experto también resulta fundamental que la mujer separe su tiempo para arreglarse sin tener que pensar en nada diferente, delegando lo que sea necesario en ese momento en otras personas. “Las novias que se arreglan en paz y tranquilidad, siempre quedan mejor”, afirma.
 
Unas cuatro horas de antelación serán suficientes para peinado y maquillaje, teniendo en cuenta que ya hubo ensayos y que las decisiones fueron tomadas, así quedará tiempo para unas fotos antes de la ceremonia y para hacer todo con calma. Cada momento de este gran día puede ser un motivo de alegría, la palabra clave es planear, por eso no deje ninguna decisión importante para el último minuto y evite las sorpresas que puedan arruinarle las cosas.
 
 
Para que nada la despeine
Busque un peluquero de confianza y que le guste, no tiene que ser el más famoso, sino aquel con el cual se sienta cómoda y segura.
Tenga claridad acerca de los complementos que llevará, el tocado o velo, los aretes, collares, etc.
Prepare su cabello con una serie de limpiezas y tratamientos nutritivos con un par de meses de antelación.
Dele al color tiempo para que se suavice. Si se tiñe, procure hacer todos los retoques unos 10 días antes de la boda, lo cual le dará al color el tiempo suficiente para suavizarse.
Cuanto más corto esté el cabello, más suave el look. Las capas y los flequillos hacia los lados aportan movimiento al peinado.
Mire su cabello desde distintos ángulos, y si es necesario hágase algunas fotos en la prueba del peinado, para lograr una mirada objetiva. A veces lo que se ve en el espejo, no es igual a lo que se verá después en las fotos o en el video. 
Si va a llevar el cabello recogido, evite lavárselo en la mañana de la boda, pues resultará más difícil trabajarlo. 
 
Categoría: Maquillaje y Peinado

Comments

Para comentar e interactuar con otros usuarios de todamiboda.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de todamiboda.com

 

 

DÉJANOS UN COMENTARIO