• Recordarme

No al cambio extremo

El día de la boda no resulta el más adecuado para renovarse, se trata de estar bella y sentirse bien, no de parecer que aquella que se casa es otra. En ese sentido, y pensando en un aire renovado, asegúrese de que este se vaya construyendo poco a poco, que sea un proceso en el que los cambios se perciban como algo positivo y no generen un impacto exagerado.
 
Uno de los cambios más comunes a los que se someten las novias es el del color de su piel, en especial cuando se casan en climas cálidos y usando vestidos escotados, pues al no querer verse muy blancas, se someten a la cámara bronceadora, a veces en exceso. Si este es su caso y de verdad cree que necesita algo de color, no exagere e inicie con el proceso con varios meses de anticipación, asegurándose de tener cerca alguien objetivo y de confianza, que le advierta cuando ya se le esté yendo la mano, pues uno mismo no siempre es capaz de detectarlo.
 
Otro asunto que preocupa a las novias es la depilación, que incluye zonas que no quedan expuestas con el vestido de novia como la del bikini o las piernas, y otras que están más expuestas como las cejas, las axilas o el bigote, cuando sea necesario. Si opta por la cera, asegúrese de que no es su primera vez y, para esta ocasión, trate de hacérsela con unos cinco días de anticipación, de manera que si hay irritación o enrojecimiento, éste tenga tiempo de menguar antes del día de la boda.
 
Si se trata de alternativas definitivas como el láser o electrólisis, es una decisión para considerar con meses de anticipación, al menos unos seis, pues además de que se requieren varias sesiones para que los resultados se hagan evidentes, al ser tratamientos más fuertes no pueden ser una cosa de último momento. Considere este asunto con verdadero cuidado, pues no sólo compete al día de la boda, sino también a la luna de miel.
 
Sin excesos, con sensatez
El asunto del peinado ya ha sido tratado en un artículo aparte, pero además de la decisión de cómo se va a peinar ese día, importa el proceso para garantizar que esto sea posible. Esto toca con qué tan largo quiere tener el pelo, de qué color, si se hará iluminaciones o mechones, en fin. Con respecto al color, y por mucho que quiera innovar, no es recomendable un cambio radical para el día de la boda, así que si es rubia, no piense en pintarse de rojo intenso, a no ser que tome la decisión con el  tiempo suficiente para asumir ese nuevo yo.
 
En este mismo sentido, los acentos de color moderados son bienvenidos, pero al menos con 10 o 15 días de antelación. En lo que toca con los cortes aplica la misma premisa: mesura, y si lo que necesita es rectificar el corte hágalo con las mismas dos semanas de antelación, nunca se está libre de que la tijera se vaya un poco de más, y no querrá sentirse una novia trasquilada. 
 
Otro asunto determinante es el maquillaje, cuyo propósito es corregir algunos defectos y resaltar sus partes más bellas, nunca exagerarse. Para lograr un efecto natural, el estilista Dídier Rodríguez recomienda tener en cuenta las facciones y el color de la piel y los ojos, lo cual ayudará a definir los tonos adecuados. “Mientras menos oscuro sea el maquillaje, más romántica se verá la novia”, anota.
 
Es el momento para sacar a relucir esos rasgos más bellos como unos ojos grandes y expresivos, que con los tonos y la aplicación correcta del color, se verán mejor que nunca. Las cejas deben estar bien depiladas y sólo se les debe aplicar lápiz si es estrictamente necesario y siempre con mucho cuidado; también son opcionales las pestañas postizas.
En este asunto, como en el del vestido y accesorios, hay que lograr destacar el estilo de la novia, su esencia, su belleza, no deje que nada lo arruine.
 
 
Otro asunto importante y en el cual no se debe exagerar es en el del blanqueamiento dental. Hágalo con tiempo y con un límite, nada en exceso.
 

Comments

Para comentar e interactuar con otros usuarios de todamiboda.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de todamiboda.com

 

 

DÉJANOS UN COMENTARIO