• Recordarme

Santa Fe de Antioquia, La boda desde el punto de vista del novio

Por: Juan Carlos Tamayo - Hotel Villa del Marqués

Mi historia, la historia de muchos hombres  valientes que por alguna razón han llegado a los 36 años  de edad y no han tomado la decisión de comprometerse con una maravillosa  mujer por el resto de su  vida…En mi caso, muy dentro de mí, sabía que había nacido para tener una numerosa  familia,  Lo que no tenía muy claro era cuando la iba a empezar…

Siempre en el pasar de los años me aferraba a  una única razón por la que no me había resuelto a casar y era porque un gran amigo,  mucho mayor que yo y felizmente casado, me dijo alguna vez en medio de unos tragos, que si  tuviera la oportunidad de retroceder el tiempo y volverse a  casar,  lo haría con su  misma esposa  y tendría de nuevo sus dos hermosas hijas, pero lo haría cuando cumpliera la mitad de los años que esperaba vivir… claro está  El pensaba por estadísticas vivir hasta los 60, pero creo que yo estaba dispuesto a vivir hasta los 80 y por qué no hasta  los 100 años de edad.

En fin ese era yo, soltero, sin hijos, con un buen trabajo, carro, rumba, amigos y fiel a una sola mujer,  que tenía un amplio conocimiento de mi  anterior mencionada filosofía,  aunque creo que tenía la esperanza que  viviera por lo menos hasta los 70 años de edad…

Como se habrán dado cuenta ya había tenido una vasta experiencia en asistir y compartir con muchos amigos el día de su boda, unas católicas, otras civiles y cristianas, lo que hacía que el gran día de mi boda estuviera llena de ideas e ilusiones el cual estaba dispuesto a cumplir…

Deseaba un lugar rodeado de naturaleza, donde un cálido clima, el verde de los  árboles y el azul del cielo  no hiciera  contraste con mi traje oscuro elegante de corbata que suelo usar y que en vez de este mis amigos  y  yo estuviéramos vestidos con refrescantes y descansadas guayaberas blancas y mis amigas con un suave y delicado vestido de lino que disimularía de una forma sencilla, sexy  y elegante la silueta de sus cuerpos…  Un lugar tranquilo donde su estilo colonial, el empedrado de sus calles y  la arquitectura de sus casas me hicieran recordar que estaba en un lugar único, maravilloso y tranquilo que a tan  solo 45 minutos de Medellín  me permitían celebrar con las personas que más amo el Feliz día de mi boda

Fue así como un sábado en la noche acompañado por más de 150 personas, un chevrolet  modelo 1939  a las 7 pm dejo  a las puertas de una hermosa iglesia colonial mi futura esposa…Después de disfrutar toda la noche en un maravilloso hotel al son de una  chirimía, papayera y viejo teca  estaba desayunando por primera vez al lado de mi esposa, acompañado de las personas que los dos más amamos…  Bueno, luego llego la  hora de tomar el sol, disfrutar del baño  turco y el jacuzzi, respirar aire puro y comenzar por primera vez una reconfortante vida en pareja……

Comments

Para comentar e interactuar con otros usuarios de todamiboda.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de todamiboda.com

 

 

DÉJANOS UN COMENTARIO