• Recordarme

Protocolo de la Ceremonia

TOMADO DEL LIBRO "PROTOCOLO CEREMONIAL Y ETIQUETA"
DE ROGELIO ECHEVERRY Y MÓNICA RESTREPO

ETIQUETA PARA LA CEREMONIA

Entrada del novio

El novio debe entrar a la iglesia a la hora que está escrita en la tarjeta de invitación a la ceremonia y no antes, pues la mayoría de los invitados llegan a la ceremonia faltando cinco o diez minutos y así el novio entrará a la iglesia a la vista de familiares e invitados.

El novio se parará en la puerta de la iglesia en compañía de su mamá o acudiente. En ese momento suena la música de entrada de novio y esperarán un minuto o más antes de caminar.

El novio debe estar a la derecha de su madre o acudiente y comienzan a caminar del brazo con pasos cortos y lentos pero continuos,

dejándose llevar de la música que los guiará hasta el altar.

Cuando llegan al altar dan media vuelta girando la dama sobre si misma y el caballero, el novio hace el giro rodeándola en sentido contrario a las manecillas del reloj. Quedan de cara a la puerta de la iglesia, esperando la llegada de la novia.

Acomodación en el vehículo de la novia

La novia debe ir en el asiento trasero detrás del conductor, que es el puesto más seguro del vehículo.

Su señor padre al lado derecho.

Los niños pajes pueden ir en el mismo asiento sin estropear el vestido y maquillaje de la novia. Es bien visto que los niños sean llevados a la iglesia en otro carro con sus padres o acudientes, niñeras, etc.

En el atrio y la comitiva

La parada en el atrio antes de caminar debe ser larga incluso después de que la música de la Marcha comience a sonar.

La novia es tomada del brazo derecho por su padre y lleva el yugo en su mano izquierda con soltura a la altura de la cintura. Caballeros siempre al lado derecho, costumbre colombiana muy apreciada.

Los niños que hacen de pajes se sitúan delante de la novia y su padre, con buena distancia dejando espacio para ver el traje de la novia. Los niños hacen su propio papel sin interferir la atención de la entrada con la de la novia. Su vestuario debe ser de niños y su actuación como niños y no importa su orden de entrada, preferiblemente por estatura.

Los niños pajes entran precediendo la entrada de la novia y llegando al presbiterio a la altura de los reclinatorios, toman direcciones izquierda y derecha según esté planeado y van a sus bancas de niños, previamente asignadas.

Detrás de la novia su señora madre del brazo del padre del novio.

Hay novias que prefieren no tener comitiva e incluso no invitar pajecitos. Esto no es mal visto y depende del gusto para el mensaje gestual que se quiera expresar.

Igualmente hay novias que querrán entrar del brazo de su novio, pero el orgullo de un hombre es llevar su hija al altar, y este es su derecho y su deber, si está presente el padre de la novia.

 

La entrada de la novia

Una vez suene la marcha nupcial, el padre y la novia debe esperar unos instantes para que  la atención se fije totalmente en ellos y luego empezar a caminar.

El paso debe ser corto, lento, continuo, elegante. Todas las miradas están sobre la novia y su señor padre y durante este procesional al son de la música de la gran marcha nupcial está sucediendo en la mente y en el corazón de la novia y de quienes la miran, toda su vida, desde niña hasta que llega al altar en compañía de su padre. Es un suceso capital interno y externo que “talla el alma”.

Es el momento máximo y la música debe estar a esa altura. Con la música cada paso del procesional debe ser anunciado, acompañado y dejar un eco para siempre.
La mirada del maestro de música estará sobre cada persona, cada movimiento, respiración, detalle que estén ocurriendo y su mano interpretando y dirigiendo la orquesta y coro.
No basta con “tocar” la marcha sino hacer de la marcha un reflejo  de la entrada y de la vida de la novia. Por esto la marcha tampoco se podrá fragmentar ni tocar a medias o por pedazos.

Toda la música debe ser interpretada en vivo. Definitivamente no tienen cabida las pregrabaciones, pistas o secuencias por la imposibilidad de ellas de crear sobre el tiempo y el momento mismo del suceso de la boda, al vuelo. Usar pistas y pregrabaciones sería como “encender la radio” mientras la novia entra.

Saludos en el altar

Una vez lleguen la novia y su padre al altar, quedarán frente a frente con el novio y su madre.
Es el padre de la novia el que dirige todos los movimientos comenzando por el saludo. Nadie mas.

La música aquí baja la potencia para que la novia y su padre, y el novio y su madre se escuchen entre si.

Primero saluda el padre de la novia al novio.

La persona de mayor dignidad, en este caso el padre de la novia, posa su mirada sobre el novio y al mismo tiempo le extiende su derecha abierta en gesto de invitación a saludar, pero sin moverse de su sitio.

El novio acepta con reverencia inclinando un poco su cabeza y caminando dando un paso hasta el padre de la novia. Se estrechan las manos derechas, se baten una sola vez y el novio escucha las palabras de saludo del padre de la novia. A continuación el padre de la novia invita al novio a un abrazo sincero pecho contra pecho, sin palmoteos en las espaldas. El novio regresa a su sitio al lado de su señora madre.

Segundo saluda el padre de la novia a la madre del novio.

El padre de la novia ahora posa la mirada sobre la madre del novio, ella le extiende la mano. El padre de la novia inclina un poco su cabeza  y camina hacia ella. Estrecha su mano con una sola batida y le da un beso. Le dice unas palabras de saludo y beneplácito y le abraza. El padre de la novia regresa a su sitio al lado de su hija.

Tercero saluda la madre del novio a la novia.

La madre del novio sin moverse de su sitio extiende una o ambas manos a la novia. La novia camina con reverencia hasta la madre del novio y estrecha su mano. Luego recibe el beso y el abrazo y escucha su felicitación.

Nota: los novios no se saludan. A los novios se les entrega por parte del padre de la novia.

El velo

El padre de la novia levanta el velo después de los saludos, antes de la entrega de su hija.

Poco se utiliza en este tiempo pero es una decisión de la novia y una propuesta del diseñador del vestido.

Entrega de la novia

Si el vestido de la novia es con velo el padre de la novia levanta el velo de su hija.
A continuación el padre de la novia toma con su mano izquierda, palma hacia arriba, la mano derecha de su hija y la levanta. El novio posa su mano derecha sobre la de la novia y a continuación el padre de la novia su mano derecha sobre la del novio quedando las manos de los novios en el medio, y las manos del padre de la novia abajo la izquierda y arriba la derecha.
Entonces el padre de la novia dirige al novio unas palabras de recomendación y felicitación.

Retira el padre de la novia sus manos y deja las de los novios juntas.  Toma los novios por el brazo y trae al novio a ocupar el lugar al lado derecho de la novia cediéndole el puesto al lado de su hija.

Acomodación en la iglesia

Después de la entrega de la novia al novio por parte del padre de la novia, el novio toma el puesto del padre de la novia y como caballero siempre va al lado derecho. Avanzan hacia el sitio de los reclinatorios y toman su sitio: novio a la derecha.

El padre de la novia extiende su mano a la mamá del novio y le invita a acompañarle llevándola hasta donde está el padre del novio en compañía de la madre de la novia, en la fila de personas que todavía espera en el corredor central de la iglesia.

Se saludan se abrazan se felicitan y el padre de la novia señala las bancas invitando a la comitiva a tomar asiento.

El padre y la madre del novio se acomodan en la primera banca al lado del novio quedando la madre del novio en el primer asiento desde el corredor central, inmediatamente detrás del novio. El padre del novio se sienta a la derecha de la madre del novio, encabezando la primera banca.

A continuación el resto de personas que integran la fila de entrada toman a sus parejas y se acomodan sin ningún orden riguroso.

Por último el padre de la novia toma a la madre de la novia y se sientan en la banca inmediatamente detrás de la novia, acomodándose el padre de la novia de primero en la banca en el puesto del corredor central, inmediatamente detrás de su hija.

La acomodación en las bancas será siempre alternando caballero y dama, los caballeros a la derecha de la pareja. Preferiblemente no se acomodan dos caballeros contiguos, por la incomodidad con el ancho de hombros.

Saludo de sacerdote

Los novios deben estar atentos al saludo del sacerdote quien saluda a los novios con una reverencia desde el altar que debe ser correspondida por ellos. Es común que el sacerdote se acerque a  los reclinatorios donde están los novios, les saluda de mano, les felicita y les dirige unas palabras en voz baja.

Como una recomendación especial se  debe proveer al sacerdote con una hoja impresa con los nombres de los novios y de sus padres para el caso de referirse a ellos durante la ceremonia.

El ramo de la novia

La novia entró con el ramo en su mano izquierda y siempre manteniéndolo visible y a la altura de la cintura.

Es común que el Sacerdote reciba el ramo a la novia después de saludar la pareja y lo pone sobre el altar donde permanecerá toda la ceremonia.

El sacerdote al final de la ceremonia le entregará de nuevo el ramo a la novia para salir de la Iglesia.

Otra opción es tener una mesa pequeña cerca de la novia para poner el ramo.

Nunca dejarlo en el piso mientras la ceremonia ni en ningún momento.

Fin de la gran Marcha Nupcial

La marcha nupcial hace sus acordes finales después de que cada persona esté finalmente acomodada en su sitio y cuando el sacerdote está inmediatamente dispuesto a comenzar la ceremonia.

Los novios durante la ceremonia

Los novios deben tomar parte en la liturgia verbalmente y gestualmente.

Los novios responden a las oraciones de manera visible.

Durante la elevación y la comunión los novios deben arrodillarse. Esto les da mayor participación en la ceremonia y expresará la solemnidad del momento, cualquiera que sea la hora del día de la boda.

No es mal visto que los novios se sienten. Incluso es preferible porque si bien la duración de todo el acto y ceremonia es menos de una hora, las tensiones y las emociones del momento son  distintas a las de la vida cotidiana.

La falta de sueño, los cansancios acumulados y las dietas excesivas por parte de los novios hará que haya bostezos y riesgo de mareos durante la ceremonia, en un momento cuando todas las miradas de la comunidad se posan sobre ellos.

Tomar licor antes de la ceremonia trae como resultado inevitable que la persona que tomó se pasme a mitad de la misa.

Si  alguno de los padres de los novios falleció el sacerdote hará mención de esa persona durante la “doxología” que es después de la elevación.

Interpretación musical durante la Liturgia

La Santa Misa es la máxima celebración de nuestra civilización que actualmente cursa el tercer milenio después de Cristo.

Es la aproximación del hombre en comunidad desde lo físico y terrenal a lo divino.

La música debe participar de la ceremonia acompañando el coro quien responderá a manera de diálogo al Sacerdote. Nunca podrá la música interferir con la liturgia ni dispersar la atención de la concurrencia.

La Liturgia está escrita en los Libros Santos y son asequibles a todos.

 

 

Kyrie o Señor ten piedad

Del griego Kyrie que significa piedad, clemencia y fue introducida al latín de la liturgia hace mil años.

Cantar la misa en el idioma latín  es característico de la Misa Solemne y es común a todos los pueblos de la tierra.

Algunas parejas de novios imprimen el programa musical de la iglesia y lo reparten a la entrada de la Misa de matrimonio.

Las lecturas y salmo

Si hay la oportunidad, los novios  con el Sacerdote seleccionarán las lecturas antes de la ceremonia.
En su orden primero se hará la lectura por parte de alguien de la familia de la novia y segundo el salmo responsorial por parte de un miembro de la familia del novio.

Cuando los lectores caminen hacia el atril  lo harán caminando en línea recta y solo en la dirección en línea con el largo o con el ancho de la iglesia, nunca en diagonal.  Se hará una reverencia al pasar frente al sacerdote o del sagrario.

Los  novios pueden hacer las lecturas, pero hay que tener en cuenta la soledad de la novia mientras el novio sale a hacer la lectura.

Se lee con entonación de liturgia, como esta fue escrita, sin impostar ni elaborar el tono de la voz.

Se lee en el Libro Santo y no de fotocopias u hojas de mano.

Aleluya

La palabra Aleluya es muy antigua y viene de la expresión latina bíblica halleluia, y a su vez esta del hebreo  halle?lu  ya?h,   que significa alabad al espíritu de Dios.

Se canta para anunciar la lectura del Evangelio.

Consta de dos partes: Aleluya y del júbilo.  Júbilo  o  iubi?lum que significa: Viva alegría manifiesta con signos exteriores.

El Santo Evangelio

El Sacerdote leerá el Santo Evangelio.

Santo Sacramento del Matrimonio

Consta de dos partes: el escrutinio y los simbolismos.

El escrutinio es la parte formal del Santo Sacramento del Matrimonio cuando los novios dirigidos por el sacerdote se aceptan y se comprometen en matrimonio. Lo harán con voz clara y audible por toda la concurrencia. La música nunca debe interferir con la escucha de los novios.

Los simbolismos son los ritos de los anillos y argollas, de las arras, de la luz, del agua, de los adornos con coronas, la procesión hasta la imagen de María Virgen y otros.

Se debe tener sumo cuidado en no echar a perder la continuidad de la ceremonia extendiéndola innecesariamente. Lo común es hacer abrir el Santo Sacramento del Matrimonio con el escrutinio e inmediatamente finalizar con la ceremonia de los anillos.

Ofertorio

Interpretación musical con alusión al pan y el vino.

Sanctus

Así como la entrada de la novia es el momento capital del evento, el Sanctus, Consagración y Elevación son el momento mayor de la misa.

Después de escuchar el Sanctus los novios deben arrodillarse en los reclinatorios para el momento de la Consagración y Elevación.

A la altura de la solemnidad de este momento será la interpretación musical del Sanctus Gregoriano.

Amén

Se canta al final de la doxología y será el himno de triunfo de los novios y de sus familias. Lo introduce el sacerdote y se interpreta con entonación potente por el coro y la orquesta.

Padre Nuestro

En las misas musicalizadas se interpreta el Pater noster de la misa jubilar, soto voce por el coro y orquesta.

Agnus Dei

Es el momento de entonar un canto y pedir la paz. Los novios son visitados a su sitio por parte de sus más allegados quienes les dan el saludo de la paz. Los abrazos sinceros son bienvenidos o la opción formal de estrecharse las manos.

Comunión y post comunión

Los novios son quienes primero comulgan y lo hacen bajo las especies del pan y el vino. Luego comulga la concurrencia. Es el momento con más tiempo para la interpretación musical y se interpretan cantos de comunión y post comunión por parte del coro y orquesta.

Firmas

Los novios y los padrinos firman las actas y registros de la boda. Se debe recordar por parte del novio o del padrino, proveerse de un bolígrafo elegante de salón para realizar estas firmas. Es común ver parejas firmando con bolígrafos desechables. Esto también queda registrado en la fotografía.

Salida de los recién casados

Después de la bendición, el sacerdote se acerca, felicita a los novios y le entrega el ramo a la novia. Los nuevos esposos dan la vuelta y salen. Caballero siempre a la derecha de la pareja.

Nunca debe la pareja evitar un saludo ni una felicitación emocionada por parte de los familiares y amigos saliendo de la iglesia. Sin embargo, el tiempo es oro en estos momentos y deben avanzar hacia el sitio de la recepción sin detenerse ni los novios ni sus padres, puesto que serán quienes reciban a los invitados saludando en la puerta del recinto de la recepción.

Comments

Para comentar e interactuar con otros usuarios de todamiboda.com usted debe estar registrado. Las opiniones expresadas a continuación son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de todamiboda.com

 

 

DÉJANOS UN COMENTARIO